UNA NUEVA MUJER




Autor: Alfonso Vallejo.
Dirección: Valery Tellechea.
Reparto: Zaira Montes, Natalia Garrido, Isabel H.Dimas, Virginia Riezu, Valery Tellechea.
Ayudante de dirección: Jorge Torres.

Iluminación: José Pedro Carrión.

Espacio sonoro: Enrique Pérez Gil.


Vestuario: Rosa Mª García-Luján.


Sinopsis: 

Cinco mujeres ,Amparo, Jasmín, Soraya, Rosana, Milagros... y sus cinco historias de amor y muerte contadas desde el humor. 
Una nueva mujer es el reflejo de la mujer de hoy la que no es, ni perfecta ni imperfecta: Simplemente es real, de carne y hueso, con cabeza, corazón y muchas entrañas.
Cada mujer diferente dentro de su clase y condición, pero autosuficientes, autónomas e independientes. Las mujeres de ahora no son las de antes, y nos lo pondrán de manifiesto a través de su mirada, por qué en definitiva son una nueva mujer.

Garaje Lumiére
Calle Ciudad Real, 12.
Los viernes de Noviembre de 2012
20:00h.




Crítica:

Al entrar en el local de Garaje Lumière os sentiréis como en casa. Al fondo, un gran telón rojo será la entrada a la escena. Es curiosa la forma de actuar en este lugar: el telón se abre para dejar pasar al público a la sala, por lo que, desde un primer momento, sentiréis que formáis parte de la obra.

Cinco mujeres. Cinco historias. La directora y también actriz, Valery Tellechea, lleva la batuta, enlazando a la perfección cada fragmento, totalmente diferente, con el siguiente. Destacar la elegancia con la que se mueve en el escenario.
Junto a la presencia del escritor de la obra, Alfonso Vallejo, ha destacado el saludo final. La visita inesperada de su padre y la entrega de la tarta han hecho llorar a Valery de una forma muy sincera (¡feliz cumpleaños!). De la misma manera, que lloraban y reían cada una de las actrices durante sus monólogos.
He de decir que me ha encantado la simpática selección de las canciones y la manera de usar esos sonidos. Otro factor que ha llamado mi atención ha sido el de los acentos y los cambios de registro de voz en el elenco, que ha conseguido que pasasen por el escenario, niños curiosos, discotequeros pesados, madres impertinentes, maridos que dejaban mucho que desear, un argentino de la pampa, etc… 
No tiene un espectacular atrezzo, pero tampoco hace falta. Un par de sillas, una alfombra y la gran actuación (gesticulación y voz) de cada una de esas mujeres es suficiente para meterte en la historia. Es cierto que se hace corto, el cuerpo pide conocer algo más de las protagonistas. Aunque a veces, el truco del teatro es ése, dejar con un buen sabor de boca y ganas de más al público. Sin duda lo han conseguido. Enhorabuena por prorrogar esta aventura. 

Por: María Inmaculada Mota Rodríguez.



Si tu ya la has visto o, quieres verla, déjanos tu comentario. En Butaca Par nos interesa tu opinión.

Comentarios