Los Niños Mutantes, Agustico Getafe.


Futuro prometedor para Agustico en Getafe, un concepto cada vez más utilizado por los artistas. 

Ante la proliferación de conciertos y festivales y la gran salud de que gozan estos en la actualidad, Agustico a decidido dar una vuelta más de rosca, en este caso nos trae un festival en cuatro días no consecutivos y que traerá a grandes artistas del panorama indie naciona e internacional.
Solo hace falta ver como la formula empleada por el Teatro Circo Price y el buen acogimiento que tienen los conciertos allí para saber que Agustico, que en su primera edición se está desarrollando en el Teatro Ferderíco García Lorca de Getafe, será con el tiempo, un referente.





Comenzaba la noche con Vienna in Love, banda británica de Rock/Dance que nació en 2011 y que tiene influencias de New Order, The Cure, Joy Division, Placebo, Depeche Mode, The Killers y Kent.













Agradecido el cantante, Victor Cobbs, de estar en "casa" pues el es español, saludaba a todos los asistentes y nos avisaba que habían preparado unas versiones más acordes con el escenario y menos cañeras que las que normalmente realizan. Seis canciones que dejaron muy buen sabor de boca y que se hicieron cortas, pues este grupo tiene un futuro muy prometedor no solo en Serbia y Reino Unido sino también en el panorama Rock Indie nacional.

Aunque hay que reconocer que prácticamente la totalidad de los asistentes habían acudido a ver a Los Niños Mutantes, eran cabeza de cartel los reyes de la noche y se marcaron un concierto de casi dos horas para no olvidar, magnífico.

Entraba al escenario Juan Alberto, entre aplausos, y debió ser eso de saber que iban a ser los reyes, que le dio por emular las cada vez más repetidas entradas que tiene el Rey de España Don Juan Carlos en sus apariciones. Un cable mal puesto, un no se qué, el caso es que la entrada lejos de estar cargada de glamour fue de lo más indie posible, pocos entran de esa manera. Pues eso que "música que anuncia la caída del imperio" y en este caso la de la voz de Los Niños Mutantes.




 Juan Alberto solo sobre el escenario, abrió con Florecer, en una versión acústica muy especial, intima, dedicada, que la hacía sentir solo nuestra y que sonó de maravilla. 
Buenas vibraciones en los primeros compases, era el presagio de que íbamos a vivir una noche mágica en su compañía. Después turno para Las horas perdidas, en esta se incorporaba Andrés, los dos tocaron juntos  Sapos y culebras y con Isabelita, entró en escena el resto del grupo. Las canciones se sucedían una tras otra,  Formentera  y chupito para Andrés, que comenzaba a calentarse, después vinieron En el infierno, Las Chicas en bikini,
el concierto se animaba y los mutantes daban envidia a los asistentes mientras refrescaban sus gaznates con sus “refrigerios”. Ellos se animaban y nosotros también, con Hundir la flota ya estábamos incómodos en la butaca, y Los Niños más aun, pues habían venido a poner el teatro patas arriba, a levantar al publico que se encontraba anquilosado por estar en un teatro y no en una sala de conciertos. Los mutantes están acostumbrados a tocar en salas y festivales donde su música es una fiesta, pero esto no es el SOS ni el Arenal Sound, es otro formato, es algo intimo para sentirlo, pero sin pasarse de pureta.

Juan Alberto, hace una parada para presentarnos “una canción de amor verdadero, del que no se compra ni se vende”  y nos deleitaban con Querer por querer. Después,  volverás, Las noches de insomnio, con la que el público ya no podía resistirse y  con Caerán los bancos, lo que cayó fue la vergüenza de los asistentes a soltarse y cantar con el grupo.
Empezar de cero, La costilla, en un avión, No puedo más contigo,. Y nueva introducción esta vez, “Dedicada a estos tiempos y a la gente que lo está pasando mal”  y no regalaron Dame tu mano. Para poder de esta manera acompañarles en el viaje musical que estábamos viviendo, luego vinierón Náufragos, Errante, y en esté momento fué en el que un animado Juan Alberto comento entre dientes…”si no os levantáis ya con esta” Pero la gente seguía cortada. Tuvo que levantarse de la batería y tomar el micro Nani Castañeda para poner orden en la sala, como si fuera un juez, armado con baquetas en lugar de un mazo dijo que todos en pie, que quedaban dos canciones y que nos querían ver con ellos. Y comenzó un nuevo concierto, todos los asistentes acudimos en masa a los pies del escenario y comenzamos a cantar y bailar las canciones que quedaban. Lastima que costase tanto, que la gente tardara en darles lo que pedían a gritos desde el escenario. Al final lo lograron y el concierto fue una fiesta. Tal es así que tras Quiéreme como soy, y la versión de Franco Battiato de Summer on a solitary beach, se retiraron como habían anunciado. Pero quedaba aun más, una vuelta al escenario a grito de “¡Otra! ¡otra!. El público se había animado y ahora no querían que se fueran. Así que salieron los mutantes, que habían logrado que el Federíco García Lorca de Getafe mutase de sobrio teatro, a sala de conciertos. Y continuaron la fiesta con su ya clásica versión de Nadie te quiere ya de los Brincos y el Como yo te amo de Raphael entre otras canciones para finalizar, esta vez  sí y por todo lo alto, con el tema La voz.



En definitiva gran concierto de Los Niños Mutantes y gran noche la que vivimos gracias a Agustico.
Larga vida a este festival y a esta gira de conciertos en el Federíco García Lorca de Getafe.

Comentarios

  1. Gran concierto de principio a fin. Agradecer fue también el que tras el concierto - supongo que cansados tras el viaje- nos dejaran hacernos fotos y agradecerles el concierto en persona.
    ¡ Os deseo larga vida musical !

    ResponderEliminar
  2. había un chico que no paró de grabar en el concierto, espero que ese video sea posible de ver, es de esos conciertos que no se te olvidarán nunca y que quieres ver una y otra vez

    ResponderEliminar
  3. Es cierto fed Namenona, supongo que nos irán informando de que van a hacer con la grabación.
    Marisa, la verdad que fueron supercercanos se portaron. ¡Grandes Los Mutantes!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario