DESAPARECER

                                             


FICHA TÉCNICA

DRAMATURGIA: Calixto Bieito (A partir de textos de Edgar Allan Poe)
TRADUCTOR DE LOS CUENTOS: Julio Cortázar
DIRECCIÓN: Calixto Bieito
INTÉRPRETES: Juan Echanove, Maika Makovski
MÚSICA ORIGINAL: Maika Makovski
ESCENOGRAFÍA: Aida Guardia
ILUMINACIÓN: Calixto Bieito y Txema Orriols
VESTUARIO: Marian Coromina
ESPACIO SONORO: Jordi Ballbé
CARACTERIZACIÓN: Toni Santos
PRODUCCIÓN: Grec 2011 Festival de Barcelona y Teatre Romea

SINOPSIS

En el teatro de la Latina se representará esta obra. El cuervo, El gato negro... A partir de los conocidos textos del autor norteamericano Edgar Allan Poe, Calixto Bieito crea un espectáculo que se fundamenta en el talento de uno de los grandes maestros del relato corto, en la sabiduría interpretativa del actor Juan Echanove y en la música de una de las voces con más carácter del panorama actual, la de Maika Makovski. El resultado es una pieza singular y con una marcada personalidad, que es la segunda colaboración entre Bieito y Echanove después del éxito de Plataforma, una propuesta estrenada en 2007 y basada en la novela de Michel Houellebecq.



CRÍTICA


Edgar Allan Poe, con la interpretación de Juan Echanove, no sabe expresar el odio que siente hacia su gato negro. De la misma manera, no tenemos palabras para pronuncia la sensación que se nos quedó al terminar de ver “Desaparecer”. ¿Sublime?, ¿sensacional?, todas se quedan cortas.

“Desaparecer” es una obra de Calixto Bieito, en la que actúan, codo con codo, Juan Echanove y Maika Makovski. Actualmente está en Madrid, en el teatro de La Latina, desde el 7 al 25 de Marzo. Al principio pensamos que sería un monólogo acompañado de la música de Maika. Ahora sabemos que se trata de un monólogo, pero gracias a la perfecta fusión entre ambos intérpretes. Aunque en dos idiomas, castellano e inglés, se puede seguir perfectamente la obra, pues cuentan con rótulos que traducen cada palabra.

Echanove se convierte en protagonista de algunos de los tétricos cuentos de Allan Poe y lo hace tan bien que a veces da incluso miedo. Entre su actuación y la voz de Makovski, el escenario, escueto de mobiliario pues sólo cuenta con un piano y poco más, se llena, de tal manera que llega a ser agobiante en ocasiones. Agobiante no en el mal sentido de la palabra, nos referimos a la sensación que Bieito quiere transmitir con la elección de los textos: el cuervo, el gato negro, el demonio de la perversidad…

En el vestuario también han acertado, mientras que Makovski viste un vestido blanco largo hasta los pies, que la envuelve en un aire fantasmal, Echanove lleva puesto un sencillo pantalón negro con una camisa blanca, que junto a su cruzar de brazos, puede entenderse como “de fuerza”, “de manicomio”. Otra característica a destacar es el tema del humo, si vais a ver la obra escoged entradas a partir de la sexta fila, en las primeras el humo te invade. Pero claro, sin este elemento se perdería parte de la magia de la obra.

Totalmente recomendada para los que no son adeptos a Edgar Allan Poe, pues
descubrirán, con grata sorpresa, los finales y las sensaciones de sus oscuros cuentos.
Para los que sí sean fanáticos del escritor, quizá les parezca repetitivo, pero no se limitan a desentrañar los textos, también tiene cabida el repertorio propuesto por Maika Makosvki, que debuta en la interpretación. Para animaros a verla, he de decir que en el día del estreno en Madrid la ovación final fue de más de tres minutos de aplausos continuos.


 Por: María Inmaculada Mota Rodríguez.


Comentarios